jueves, 13 de octubre de 2011

NUESTRO 4º MICRO DE 17 EUROS

Nuestra identidad también se compone de objetos, de las emociones que vinculamos a ellos sin su valor. Nos sorprende que alguien muestre aprecio por una blusa que ya no sale del armario, por un juguete roto que atesoramos en un cajón o por un dinero que jamás podrá gastar... Nos llega desde muy lejos, recién salido de la mano de Patricia Nasello y de su blog Esta que ves.

Añoranza
—Encontré esto en la calle —dice la abuela, con desconfianza ante lo extraño del hallazgo. Me ofrece unos billetes arrugados y unas monedas.
Recibo, cuento.
—17 euros! —exclamo.

—Euros?
—Los habrá perdido algún turista: es la plata que se usa en Europa.
—¿De mi tierra?
Hay incredulidad, emoción y una tristeza profunda en su pregunta.

Llegó a Argentina de pequeña, el pueblito desde el cual partiera ya no existe.
Retorno el dinero a su mano.
Cierra los ojos y lleva esa mano, cargada de maravilla según leo en el gesto, junto a su corazón.

8 comentarios:

  1. La mejor manera de ver el dinero, sentirlo en el corazón y descubrirlo plagado de recuerdos.
    Me resulta un micro realmente tierno, muy bonito.

    ResponderEliminar
  2. Por una vez n se le puede llamar al dinero: "vil metal", en esta ocasión muestra como puede traer recuerdos a una anciana.
    Muy bonito.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Qué bello, Patricia. Como bien dice Elysa, con este pequeño cuento has dotado al dinero, siempre tan frío, de la calidez del amor y de la añoranza.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Juanxxi, muchas gracias por tu preciosa presentación.

    Luisa, Elysa, Sara, muchas gracias amigas por vuestras palabras siempre generosas.
    Abarco a las tres en un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, Patricia. Parece mentira, los relatos de gente mayor, casi más que de niños, nos llegan derechitos a alguna parte del corazón.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Ana, Miguelángel, muchas gracias por vuestros comentarios!!!

    ResponderEliminar
  7. Precioso micro cargado de ternura, Patricia.
    Felicidades y suerte.
    Un abrazo, de Laura.

    ResponderEliminar