martes, 11 de octubre de 2011

NUESTRO 3º MICRO DE 17 EUROS

Es irremediable conjeturar el buen devenir de las cosas porque nuestra previsión se ajusta a la lógica de lo que está bajo nuestro control, y en donde los accidentes son ajenos, y por tanto imprevisibles e incalculables. Lo trágico es que a veces, como nos cuentan en este espacio de los Relatos Encallados de Gotzon, nos pierdan las maneras...


LECHE JUSTA
La mente matemática de la lechera trabajaba a un ritmo frenético.
Con cuidado de no tropezar, pues conocía la fábula de Samaniego, caminaba entusiasmada portando una cántara rebosante de leche ecológica sobre la cabeza.

—Valor nominal, diecisiete euros —se repetía—. Eso si consigo un precio justo, casi tres mil de las antiguas pesetas… restando la inflación, el valor real será menor… después debo deducir costes, impuestos... y comprar víveres también a un precio justo…

En esas cábalas andaba cuando le ofrecieron diecisiete euros. Pero nuestra pobre lechera jamás había leído a Esopo. Gesticuló con fuerza y simplemente dijo:

—¡No!

2 comentarios:

  1. Una lechera muy calculadora y realista, más de Samaniego que de Esopo, culta, y seguramente ...la pobrecita en el paro.

    Muy original.

    Muchas suerte Gotzon.

    ResponderEliminar