lunes, 14 de noviembre de 2011

OTRO MICRO CON MALOS PELOS...

Nos ha parecido curioso reunir en esta mañana dos micros que llegaron el mismo día y que ambos, mucho más allá del personaje, muestran a la mujer en su intrincado concepto genérico. Juega Gabriel Bevilaqua con la belleza del monstruo en una imagen de estética sorprendente…

Mujer o monstruo, toda fémina es coqueta

Tras siglos de encabezar la lista de las peor peinadas de la mitología griega, Medusa lloró al descubrir que aquel encantador de serpientes era ciego.

12 comentarios:

  1. Más vale tarde que nunca...Me gustó

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bueno!, había olvidado que Medusa convertía en piedra a aquellos que la miraban y resulta que el encantador era ciego.

    Gracias Gabriel por hacerme recordar estas figuras mitológicas 'cuasi' olvidadas.

    Un abrazo, Laura des - demispalabras.

    ResponderEliminar
  3. Anna, Paloma, José y Laura, muchas gracias por vuestros comentarios. Una alegría que les haya gustado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno ese encantador de serpientes ciego

    ResponderEliminar
  5. Simplemente genial, Gabriel.
    Te felicito.

    Un abrazo pleno de admiración.

    ResponderEliminar
  6. Elysa y MJ, muchas gracias. Siempre es agradable que guste lo que uno escribe :)

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  7. Encontraste la verdadera esencia de Medusa. Muy fino.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Divertido, con una buena dosis de humor muy agradable y con un final propio de tragedia griega.

    ResponderEliminar
  9. Torpe soy, pues no lo pillo. Que pretendía, que la peinara? Convertirlo en piedra y seguir despeinada? De alivio después de pensar a priori "él aquí y yo con estos pelos"? Torpe, torpe, torpe.

    ResponderEliminar
  10. Mei, muchas gracias.

    Isabel, el humor es un ingrediente importante en los microrrelatos. Muchas gracias.

    Miguel Ángel, los micros son como los chistes —más un hiperbreve—: si se los explica, unos pierden la gracia; los otros, digamos, la epifanía.

    De todas maneras, vaya la explicación:

    Efectivamente la razón por la cual Medusa llora de alegría es que el ciego la va a poder peinar y así sacar del tope de la lista, porque al ser ciego no se transformará en piedra, primera condición exigible para tal tarea. La segunda, claro, es su profesión: va hacer uso de la música para que las serpientes se ordenen y “se peinen”. Espero te haya servido.

    Saludos

    ResponderEliminar