lunes, 12 de diciembre de 2011

UNA IMAGEN Y... MIL PALABRAS (ALGUNA MENOS...)

Para el mes de diciembre el Aula de Patrimonio Cultural de la Universidad de Cantabria ha elegido como Pieza del Mes una pintura del santoñés Lino Casimiro Iborra (1858-1935) que corresponde a una escena del capítulo LV del Quijote en la que Sancho cae a una sima con su burro, y que recoge una de esas joyas de la sabiduría popular de las que hace gala a lo largo de la obra. Queremos compartir el fragmento exacto en el que confluyen ambas obras.

"El haberse detenido Sancho con Ricote no le dio lugar a que aquel día llegase al castillo del duque, puesto que llegó a media legua dél, donde le tomó la noche, algo escura y cerrada; pero como era verano, no le dio mucha pesadumbre, y así, se apartó del camino con intención de esperar la mañana; y quiso su corta y desventurada suerte que buscando lugar donde mejor acomodarse, cayeron él y el rucio en una honda y escurísima sima que entre unos edificios muy antiguos estaba, y al tiempo del caer, se encomendó a Dios de todo corazón, pensando que no había de parar hasta el profundo de los abismos. (…)

… habiendo pasado toda aquella noche en miserables quejas y lamentaciones, vino el día, con cuya claridad y resplandor vio Sancho que era imposible de toda imposibilidad, salir de aquel pozo sin ser ayudado, y comenzó a lamentarse y dar voces, por ver si alguno le oía; pero todas sus voces eran dadas en desierto, pues por todos aquellos contornos no había persona que pudiese escucharle, y entonces se acabó de dar por muerto. Estaba el rucio boca arriba, y Sancho Panza le acomodó de modo que le puso en pie, que apenas se podía tener; y sacando de las alforjas, que también habían corrido la mesma fortuna de la caída, un pedazo de pan, lo dio a su jumento, que no le supo mal, y díjole Sancho, como si lo entendiera:

-Todos los duelos con pan son buenos."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada