viernes, 19 de agosto de 2011

UN MICRO...EN EL AIRE

Y terminamos la semana son un "subidón" de adrenalina que nos va a dejar en vilo, literalmente... El relato es de David Moreno, y aunque resulte contradictorio estará encantado de que dejéis algún comentario en cualquiera de las historias que podréis encontrar en su blog NO COMMENTS.


Confusión

A mi me empiezan a entrar dudas nada más notar que perdemos el contacto con la carretera inexplicablemente.

La situación empeora cuando mi madre se pone a gritar como una loca, mi hermana, pálida, me agarra la mano con fuerza y a mi se me hace un nudo en la garganta que apenas me permite respirar.

La voz del piloto intenta tranquilizarnos argumentando que lo tiene todo bajo control.

Pero a través de la ventanilla podemos apreciar cómo la velocidad de caída es cada vez mayor.

Y ya no me puedo callar. ¡Papá! ¡Los coches no vuelan!



5 comentarios:

  1. Te deja comiéndote la cabeza. ¿es un avión, es un coche que vuela? Si es un coche que vuela, mala cosa... Divertido.

    ResponderEliminar
  2. Los padres, que siempre lo tienen todo bajo control.....

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí, con el miedo que tengo a volar, me has puesto los pelos de punta... no le veo ninguna, pero que ninguna gracia...
    Besos.

    ResponderEliminar